El Aura, ojos que no ven, corazón que sí siente.

June 22, 2018

Queridos lectores aunque el común de las personas no veamos el aura, todos la sentimos sin darnos cuenta. Es ahí fuera de nuestro cuerpo donde nace la razón, la emoción y la conciencia, pues todo lo que llegó al cuerpo físico se originó en el aura. 

 

En este post explicaremos la anatomía del aura, parte del sistema energético humano del cual hemos estado hablando en los últimos dos post: "Los chakras, "órganos" de mi sistema energético!"   y  "Los Nadis, otra parte de mi anatomía energética". 

El aura es la morada del espíritu. Con la muerte física esta porción de energía no se extingue sino que conserva sus aprendizajes hasta una siguiente vida donde, mediante la reencarnación, seguirá su camino hacia la iluminación.

El aura se manifiesta fuera del limite físico del cuerpo y se divide en capas. Es energía en movimiento y cada capa tiene distintas densidades, formas y colores. Estas cualidades cambian dependiendo de qué tan alineadas estén “la lección que hemos venido a aprender” en esta vida y aquello que estamos haciendo. Se entiende? Es decir, que si en esta vida debería aprender a no alcanzar las cosas a través de la ira y yo sigo atado a esa actitud donde el único camino que encuentro para resolver las cosas es estallando, mi cuerpo físico y sutil se verán afectados. El cuerpo sutil estará débil, seguramente con varios de sus órganos bloqueados y en consecuencia el cuerpo físico acusará esta sordera con enfermedades y tropezando permanentemente con situaciones que demanden calma hasta que la lección sea aprendida.

 

Alma y Espíritu... 

 

¿Sabía usted, intrépido lector, que el alma y el espíritu habitan justamente en el aura? . El espíritu es la chispa divina que forma parte de nosotros y reside en la capa mas externa del aura, es esa llama de luz que se desprendió de “lo divino” para vivir "lo terreno" encarnada en un ser vivo; y luego está el alma, que se plantea como el conector entre espíritu y cuerpo. El alma reside en el cuerpo físico y sutil (aura), el alma es poseedora de pensamiento y de razón, el alma permite al espíritu atravesar una experiencia corpórea e incorporar las enseñanzas para una próxima vida.

 

Sólo para cerrar el tema del alma y el espíritu, y volver al aura, quiero citar una frase que no recuerdo donde, escuché o leí y dice: “…la luz no se daba cuenta que era luz, pues estaba sumergida y rodeada de claridad. Curiosa de saber que significaba ser luz un día decide desprender una parte de sí e ir a la oscuridad, sólo así pudo descubrir el sentido de ser luz…”. Creo que algo así es nuestro paso por la vida… 

 

  

Continuando con el aura… cabe destacar que una parte de ella se extingue al morir el cuerpo físico, mientras que otra parte de ella vuelve a la vida corpórea a través de la encarnación. Así es como el espíritu cambia de morada para avanzar en nuestro camino, valga la redundancia, espiritual.

 

Continuemos con el aura y sus características:

 

  • Todo lo que ocurre en el cuerpo físico, primero ocurre en el aura, así que se puede intervenir para prevención en el campo áurico a través de variadas formas como el sonido, el color, la visualización, el uso de homeopatía, el Reiki , meditación, yoga, etc.

 

  • Todas las capas interactúan entre sí, e influyen en las otras.

 

  • Cada capa se relaciona con cada uno de los siete chakras principales, por ende con su glándula endocrina correspondiente.

 

 

Nuestra aura está compuesta de siete capas que se dividen en tres grupos:

 

Plano físico:

  • Cuerpo etéreo

  • Cuerpo emocional

Plano astral:

  • cuerpo mental

Plano espiritual:

  • Cuerpo cetérico

  • Cuerpo celestial 

  • Cuerpo causal

Atención! los nombres y número de capas cambian según el/la investigad@r que desarrolló la teoría.

 

Anatomía del aura:

 

1- Cuerpo etéreo (de 1 a 5 cm.). Penetra en el cuerpo físico y duplica su forma fuera de este. Se percibe como pequeños filamentos azul claro u oscuro perpendiculares al cuerpo físico. Vitaliza y sustenta el cuerpo físico hasta unos 5 días después de su muerte. Contiene la energía de los tejidos, glándulas y órganos.

 

2- Cuerpo emocional (de 2 a 7 cm.). Lo forman nubes de colores, en continuo movimiento y de apariencia ovalada. Transmite y almacena nuestras emociones, deseos, pasiones, miedo, angustias y traumas de la vida en curso. Transmite de manera inconsciente al exterior todo lo que contiene, ya sea sentimientos positivos o negativos y así atrae a las vibraciones iguales. Con frecuencia nos encontramos con personas o circunstancias que no nos gustan, pero que son nuestros espejos.