Sanando y reconociendo arquetipos a través de las flores

July 4, 2018

Te sientes en constante desequilibrio? Te gustaría tener un rol diferente en tu vida? Eres protagonista o víctima?  Te cuesta reconocer el meollo de las situaciones?  

Entonces este post es para ti. 

 

Los seres humanos, hombres y mujeres, estamos en una constante búsqueda de  equilibrio interno, plenitud, y calma. Generalmente,  deambulamos de un lado a otro para conseguirlo.  Tendemos a buscar afuera lo que nos de esa sensación de paz.  Sin embargo no es afuera, sino adentro donde podemos encontrar las respuestas. Suena a frase cliché, no es afuera sino adentro, pero es real y no tan loco ni volado como parece. 

 

Desde mi perspectiva, esto se consigue, en principio, con dos pasos fundamentales, que preceden al camino del encuentro con uno mismo.  

 

El primero es reconociendo que los seres humanos, aún cuando tenemos un sexo definido biológicamente, contamos en nuestro mundo interno con dos energías que cohabitan: la energía femenina y masculina.  Estas energías son opuestas - complementarias, y en la medida en que las vamos reconociendo en nosotros, vamos encontrando el equilibrio interno. 

 

Segunda ley de correspondencia: como es arriba es abajo, como es adentro es afuera. En el Universo todo se corresponde entre sí, por lo tanto mi mundo interno se reflejará en mi mundo externo. El Kybalión  

 

En segundo lugar, podemos decir, que  los modelos que han dado vida y forma a estas energías  son nuestros padres o quienes cumplieron ese rol durante nuestra infancia. Por lo tanto son esos patrones los que tenemos que traspasar para encontrar nuestra esencia y así la "felicidad" que tanto añoramos. 

 

De esta manera podemos inferir que las cualidades de tu madre y de tu padre (o de quienes cumplieron ese rol en tu infancia) y la forma en la cual ellos se relacionaron con nosotros, son las que definen nuestra conexión con la energía femenina y masculina.  

 

Por lo tanto, si haz tenido una madre ausente puede que rechaces al femenino, o que te encuentres en constante competencia con otras mujeres, sintiéndolas como rivales en vez de seres receptivos y cooperativos.  O si tu madre te crío sin ayuda de un hombre,  seguramente tú haz tomado  de autosuficiente, de  sostenedora, que no te permite trabajar bien en equipo o tener relaciones de pareja con hombres maduros que no jueguen un rol de niño en tu vida.  Con el padre lo mismo, su ausencia o excesiva presencia, sus cualidades, la forma en la cual se relacionó con nuestra madre y con la de él, van instalando en nosotros patrones de comportamiento. Para poder ir identificándolos, es que podemos recurrir a los arquetipos. 

 

"Su visión se aclarará solamente cuando usted puede mirar en su propio corazón. Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta",  Carl Jung
 

Los arquetipos son el principio u origen de algo que luego genera prototipos. A estos nos aferramos para seguir ejemplos, de manera consciente o inconsciente, de cómo reaccionar frente a alguna situación. Son los modelos, que en el tiempo y las diversas culturas van evolucionando y mutando. Por ende,  "representan las huellas de sucesos colectivos, reiterados y significativos y  son también  la memoria de los eventos que los seres humanos no pudieron asimilar, no se pudieron elaborar y digerir y permanecen como núcleos encapsulados que no pueden dejarse atrás." (Eduardo Grecco)

 

Estas marcas – reliquias, vestigios del ayer que se expresa en mitos, ritos y símbolos- han quedado grabadas en el inconsciente colectivo de los seres humanos como un fragmento que demanda ser experimentado, escuchado e integrado a la totalidad del Ser. En suma, conforman los apegos que la humanidad necesita disolver, lo estancado que requiere fluir.

 

"Hay una ley que gobierna el alma: lo no aprendido se repite una y otra vez como una manera de señalar los pendientes sobre los cuales la humanidad debe trabajar para poder seguir avanzando, unirse más y prosperar como común-unidad." Eduardo Grecco

 

Así, como existen arquetipos comunes a toda la humanidad, hay otros que son propios de cada género. Por lo tanto, todos podemos ir descubriendo como los arquetipos se van manifestando en nuestra energía femenina y masculina, para poder trascenderlos y bien aspectarlos. 

 

Eduardo Grecco, argentino de origen, escritor y psicólogo clínico, entre otros dedicó  años de estudio para dar vida a  dos sistemas muy relevantes en el mundo de la terapia floral:

 

 

La Canción de Eva    y    La Danza de Adán

 

 

 

Arquetípicamente nombrados, cada esencia floral se enfoca en un aspecto femenino o masculino,  que puede ser usado tanto en hombres como en mujeres para poder equilibrar sus energías complementarias internas. 

 

Si bien su creador nos recomienda no mezclar las esencias, en el tiempo he podido descubrir que algunas mezclas son muy favorables para el trabajo de nuestro ser.

 

Porque, tal y como lo comenté en un principio, somos un todo, compuesto por un opuesto complementario....entonces ahí es donde nace la alquimia, en la mezcla de ambas energías. 

 

La toma de la terapia floral, te permite ir "viendo y sintiendo" como se manifiesta tu energía y te abre el camino hacia la toma de consciencia, permitiendo el cambio del patrón.  Es una invitación a mirar-te, para poder cambiar la perspectiva de las cosas. 

 

 

Si te interesa saber más sobre cada uno de los sistemas te sugiero que revises los otros dos post, donde están en detalle los arquetipos de cada set floral. 

 

Y por supuesto si deseas tu fórmula personalizada escríbeme a fabiolacuevastarot@gmail.com y conversamos ;) !

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mitos y realidades sobre la Terapia Floral 

 

Son medicamentos? 

No, son remedios vibracionales, que no contienen químicos. 

Quién puede tomarlas? 

Todo aquel que desea comenzar a sanar desde su alma

Durante cuanto tiempo se me recomienda?

Puedes tomarlas durante el tiempo que lo sientas, no están contraindicadas con otros tratamientos. Normalmente entre tres a seis meses. 

Cual es la dosis recomendada?

La dosificación debe realizarse de acuerdo a las necesidades de cada paciente. Pueden tomarse entre dos a cuatro veces por día. Esto dependerá de los efectos que se buscan lograr, si equilibrar un arquetipo o catalizarlo.   

 

#esenciasflorales @eduardogreco #arquetiposfemenino #arquetipomasculino